motoaventura

CABO NORTE: CRÓNICA DE UN SUEÑO HECHO REALIDAD – 1ª Parte

  • julio 14, 2014
CABO NORTE: CRÓNICA DE UN SUEÑO HECHO REALIDAD – 1ª Parte

MyULM_CB_Norte-1_00001

Prólogo:

En esta ocasión, dividida en 3 partes o entregas, vamos a publicar la gran aventura de una pareja que, en solitario, con su moto,  realizaron en 2009 el viaje de sus sueños.  El viaje hasta el Cabo Norte, el viaje por antonomasia de cualquier motero europeo.

No creáis que, por el hecho de haberse realizado esta rura  en 2009, pudiera tratarse de una crónica obsoleta, nada mas lejos de la realidad. Es una crónica de viaje totalmente vigente y creemos que sumamente útil para todos aquellos que pretendan realizar dicha ruta u otras de gran recorrido.

Hemos respetado íntegramente el texto de la crónica realizada por su protagonista Pablo Caballero Gonzalez, para más señas, de profesión  Topografo.

Por nuestra parte nos hemos limitado a editar las fotos, maquetar toda la crónica y las imágenes y publicarla. Igualmente hemos respetado el orden y colocación que han puesto los protagonistas del viaje. por ello en la primera parte encontrareis 10 fotografías, en la segunda parte 15 fotografías y en la tercera parte 50 fotografías.

Al final, en la tercera entrega encontrareis una galería con todas las fotografías juntas, esto es, las 75 fotografías.

Esperemos que os guste tanto como a nosotros y que además pueda ser útil a todos aquellos que estén planeando o pensando en planear esta u otras rutas similares.

 

 

  CABO NORTE: CRÓNICA DE UN SUEÑO HECHO REALIDAD

Antes de contaros lo que ha sido esta experiencia, nos gustaría presentarnos, para los que no nos conocéis. Somos Pablo (Gijón, Octubre 1976), Estela (Toledo, Febrero 1978) y la negra gruñona (Japón, Marzo 2006). Desde que compré mi primera moto, una Bandit en el 2004, y un compañero del curro me hablo de que muchos moteros viajaban durante días para conocer este lugar, tuve el deseo de realizar este viaje. La experiencia vivida por nuestros amigos Miguel Ángel y Bego, y la lectura de un montón de crónicas de gente que lo había llevado a cabo no hicieron sino avivar esa llama que ya ardía con fuerza en nosotros. Pero la principal artífice de haberlo llevado a cabo por fin ha sido Estela. Su ánimo permanente, tanto en la preparación del viaje como durante todo su desarrollo ha sido clave para completar esta maravillosa aventura.

 

Ahora un poco de números:
El trayecto recorrido ha sido de 11212 km en un total de 22 días (10836 km en moto y 376 km divididos en 17 ferrys).
Para completar esa kilometrada, la moto se ha bebido 643.86 litros de gasolina, resultando un consumo medio de 5.94 litros/100 (mas bajo de lo habitual, debido a las reducidas velocidades medias en toda Escandinavia). Hemos gastado 869.4 euros en gasolina (95 octanos) dato del que sale una media de precio de 1.35 euros/litro.
Nos hemos alojado en 6 hoteles (Ibis y Etap) y en 15 hitters (cabañas con equipamiento a partir de dos camas, mesa, sillas y cocinilla eléctrica), invirtiendo en ello 1655.2 euros, es decir, una media de 79 euros/día.
El gasto total en peajes ha sido de 147.15 euros, la mayor parte en Francia.
El gasto total en Ferrys ha sido de 380.26 euros.
El gasto total entre comidas y varios (cervezas, cafés, souvenirs, entradas a recintos…) ha sido de 1175.32 euros, dentro de los cuales no esta incluido el dinero invertido en compra de comida que nos hemos llevado de España, pero que se puede estimar en unos 100 euros.
El gasto total en la moto aparte de gasolina ha sido de 259.57 euros, debido al cambio del neumático trasero y a la mano de obra. Teniendo en cuenta la revisión completa de la moto, cambios de filtros, pastillas y líquidos de freno, neumáticos nuevos antes de salir … esta cifra se eleva a unos 850 euros.
Por tanto, el presupuesto total ha sido de 4486.9 euros contando desde que arrancamos la moto hasta el regreso a casa, pero sumando la compra de comida antes de salir y el gasto previo necesario en la moto, se va a un total aproximado de 5450 euros, si bien es cierto que tenemos medio neumático delantero y el trasero casi nuevo, pues desde que lo sustituimos apenas hicimos 2000 km. mas.

Las posibilidades de hacer este viaje algo más barato se reducen básicamente al apartado de alojamiento. Los hitter de tipo económico oscilan entre 40 y 70 euros por noche, y muchos tienen más de dos camas. Los de nivel un poco súperior se van de 75 a 90 euros por noche, y ya cuentan con baño completo. Por último, los mejores en los que estuvimos (dos noches en total) contaban además con dos habitaciones dobles independientes, con un precio aproximado entre 110 y 140 euros por noche. Evidentemente no nos hacia falta tanta historia, pero estos dos días no encontramos disponibles de los normales. Creemos que viajando dos parejas o un grupo de tres o cuatro amigos se puede economizar bastante en este apartado. Además, la gran ventaja de los hitters es que te preparas tu cena allí tan a gusto, y se ahorra en restaurantes.
Se puede hacer con tienda de campaña siempre que no haya llovido durante el día, de otra manera no veo como hacer para secar la ropa y todo eso.
En el resto de aspectos de este viaje, no se puede decir que hayamos hecho ningún derroche precisamente, y ya veis la pasta que se va. De restaurante normal hemos comido un día. Otro par de comidas o tres entre el bar de un camping, un barecillo de carretera etc… que relación calidad precio fueron las mejores. Una comida y una cena tipo fast food pero sentados en condiciones y una comida de plato en un ferry de los largos. También algún perrito, hamburguesa, ensalada (en las gasolineras hay de todo esto) y una cena en un chino, además de varios desayunos (café y bollo) en gasolineras. El resto, súpermercado y a cocinar.
La cerveza es carísima y alguna nos hemos enchufado sentados en una terracilla la verdad, pero más bien pocas. Algo de pasta se va en algunos souvenirs, parches etc, pero pensamos que no como para recortar significativamente el presupuesto final.

 

En cuanto al equipaje, esto es lo que hemos llevado y de que manera:
Equipamiento(por persona): Traje de cordura (con interior térmico desmontable), botas , dos pares de guantes (verano e invierno), traje de agua, ropa térmica interior, casco abatible con pantalla antivaho, dos bragas de cuello (normal y de invierno), un calzado bajo de trekking, camisetas viejas, calcetines viejos y ropa interior vieja (lo ibamos tirando a medida que lo usábamos, lo que resultó un éxito absoluto), pantalón, sudadera, forro polar, cubrebotas de lluvia (no se usaron, pues las botas aguantaron bien) y chanclas.
Comida: Lomo, jamón, sopas de sobre, pasta de sobre, arroces de sobre, colacao, café soluble, legumbres en lata, sal, aceite en pequeñas botellas, latas variadas, puré de patatas de sobre y leche en polvo. Se nos olvidó el azúcar, y cometimos el fallo de sacar los sobres de puré de patatas de la caja en la que venían , con lo que no teníamos instrucciones de uso. La leche en polvo ha resultado un fracaso. En frío salen grumos y en caliente no vimos mucha mejora. En suecia acabó en la basura para hacer hueco. Comprando un litro a la tarde da de sobra para desayunar y cenar dos, y también venden en tamaño de medio litro.
El resto de cosas (pan, carnes, agua, leche, huevos, fruta, ensalada…) lo hemos ido comprando a medida que necesitábamos.
Varios: Camping-gas, pack con cacerola, cazo, 2 platos, 2 tazas y cubiertos, kit de fregado (en un pequeño tuper, un trozo de estropajo, otro de bayeta y un pequeño recipiente relleno de lavavajillas), bolsas de congelar con cierre por film de dos tamaños (esto vale para todo, han resultado un éxito), dos navajas, un pequeño botiquín, neceser, secador de viaje (otro éxito, pues ha secado mas ropa que pelo), cámaras, móviles, un pequeño neceser lleno de todos los cables que se necesitan para sobrevivir hoy en día, sacos de dormir, almohadas hinchables de viaje, flis anti-mosquitos (imprescindible), toallas decathlon (invento cojonudo, pues no ocupan apenas y se secan en nada), mapas (aunque llevamos gps la consulta de mapas para mí es fundamental), guía de Noruega, cuaderno y bolis, ladrón (muy útil) y enchufe universal (no hizo falta para nada).

Distribución del equipaje:
Los sacos de dormir iban encajados en el hueco que queda entre el asiento trasero, el respaldo, la parrilla y la matrícula. El resto de cosas, como se detalla a continuación:
Maletas laterales: Ropa, cables, cámara de fotos, guantes repuesto …
Baúl: Comida, camping-gas, menaje, kit de fregar, calzado trekking, chanclas … y amarrado arriba con red y cinchas los trajes de agua y el interior de la cordura.
Sobredepósito: Ropa, neceser, botiquín, toallas, navajas, mapas, almohadas, flis …

Preparación de las rutas:
Partiendo de los lugares que teníamos clarísimo que queríamos visitar, de la ayuda de varias crónicas que leímos, de la experiencia de Miguel Ángel y Bego, de una guía de Noruega y de la página web visitnorway.es nos fuimos preparando el itinerario, siempre teniendo claro que queríamos subir por Suecia y Finlandia más rápido, y bajar con más calma por Noruega. Hay varias webs donde se pueden consultar los horarios de los ferrys. Es imprescindible hacerlo en el caso de los de larga distancia, recomendable en los de media, y no es necesario en los de corta distancia, pues salen con relativa frecuencia.

Efectivo y tarjetas:
Se puede pagar prácticamente todo, por pequeño que sea el gasto, con visa. Nosotros llevamos varias (por si se jodiera alguna) en diferentes lugares, con cuidado de los imanes de la bolsa sobredepósito, que las inutilizan.
En metálico hemos llevado 200 euros, 100 euros en coronas danesas, 100 euros en coronas suecas y 200 euros en coronas noruegas. Con esto hemos tenido suficiente.

La crónica de este viaje se ha ido escribiendo día a día, a modo de diario de ruta. Si tenéis paciencia y conseguís terminar de leerla (que os llevará un buen rato) tal vez os logremos transmitir algo de lo que ha supuesto para nosotros llevar a cabo esta inolvidable experiencia.

Estela y Pablin.

*Aclaraciones: Los datos de velocidad media se refieren a la velocidad media en movimiento, no interviene en el cálculo cuando hemos estado parados, ni cuando viajamos en ferry.
Todos los datos de gastos de peajes y ferrys están pasados a euros según la divisa en el momento de realizarse el viaje.

1ª ETAPA (07-06-09): Cobisa (Toledo) – Bayonne.
Km: 622.7 Vmed:105 km/h Peajes: 13.55 E

MyULM_CB_Norte-1_00002

Por fin ha llegado el día tan esperado, el día en el que comienza a hacerse realidad un sueño que llevaba mucho tiempo en nuestras cabezas. Hemos salido a media mañana, pues la celebración del weekend del Vocs ha acabado hoy mismo con un desayuno en el hotel Beatriz de Toledo. El tiempo parece que acompaña, y aunque hay nubosidad, es blanca y no parece indicar posibles lluvias, pero a medida que circunvalamos Madrid y ponemos rumbo al puerto de Somosierra, las nubes van tomando un tono amenazante. Nos acompañan durante el resto del trayecto, y aunque en ocasiones las vemos descargar muy cerca, no cae ni una gota de agua sobre nosotros. Eso sí, aire vamos teniendo para aburrir, y en muchas ocasiones bastante racheado. Nos hacemos un bocata en un área de descanso al poco de pasar Burgos, y seguimos ruta dirección Vitoria, y luego hacia San Sebastián por una autopista revirada donde las haya, que discurre a través de verdes parajes que nos hacen recargar las pilas. Tras dejar atrás Donosti, pasamos la frontera, y en menos de nada llegamos a Bayonne, con tiempo suficiente para dar un buen paseo por la ciudad, que no tiene movimiento alguno de gente.

MyULM_CB_Norte-1_00003

Vemos la catedral, un antiguo castillo rehabilitado para otro uso (court) y varios edificios medievales muy singulares. La ciudad es muy bonita, pero parece que haya caído una bomba nuclear. Nos acercamos hasta la ciudadela, pero no se puede acceder, no sabemos si por la hora que es (20:00) o porque está cerrado siempre. Cenamos algo en uno de los pocos garitos abiertos y nos retiramos a descansar. La ruta de hoy no ha sido dura, pero el fin de semana sí. Hay que recuperar fuerzas, mañana tenemos una etapa algo más larga.

2ª ETAPA (08-06-09): Bayonne – Roissy en France
Km: 773.6 Vmed: 91.7 Km/h Peajes: 29.50 E
Al levantarnos, vemos con desagrado y resignación como llueve, pero lo hace de forma comedida. Aun así, nos enchufamos los trajes de agua. Me quedo estupefacto al ver que la moto no arranca. Le digo a Estela que la moto se ha quedado sin batería. Me mira como si hubiese dicho una gilipollez, y me recuerda que con la velocidad engranada y la pata de cabra, acostumbra a no arrancar. Después del momento de crisis y de la herida en mi orgullo ponemos rumbo a Roissy en France, en los alrededores del aeropuerto Charles de Gaulle de Paris, que será nuestra próxima parada. Es un día que tiene como objetivo arañar kilómetros al global de la ruta. Paramos al poco de salir a desayunar y a repostar. Sigue lloviendo. Vamos haciendo tiradas de unos 200 km más o menos. El gps nos desvía de la autopista de peaje por Angouleme-Poitiers, y nos metemos en una vorágine de camiones que complica mucho la conducción, sobre todo por el agua que nos proyectan. Sólo antes de comer, el agua nos da un poco de tregua, eso sí, a costa de un aumento considerable del viento. Para compensar una mañana motera poco agradable, decidimos echarnos al cuerpo algo de legumbre. Meto la mano en el baúl con la idea de coger la primera que saliese y … Fabada !!!! Ostia que bueno, Dios existe y es asturiano.

MyULM_CB_Norte-1_00004

Nos venimos arriba y mientras recogemos sale un ínfimo pero agradable rayo de sol. Se me viene a la cabeza una frase que dicen en un disco que tengo de Extremoduro : “en un claro entre las nubes hemos vuelto a ver el sol, como dos presos comunes en el tejao de la prisión”. Es un espejismo. Al poco de arrancar comienzan de nuevo las hostilidades, esta vez rayando lo torrencial. Veo una moto detenida en el arcén, pero me doy cuenta de que no es nada mecánico, está bajo un puente resguardándose. Seguimos, y amaina ligeramente. Poco antes de París, de nuevo otro arrechucho de agua. Vuelve a aflojar, y circunvalando la ciudad, nos comemos muchos kilómetros de atasco. Comenzamos respetando la cola, pero veo que, o tomamos la determinación de conducir a lo parisino, o la moto nos sale ardiendo con el calentón. Así que dicho y hecho, mano izquierda en el claxon, mano derecha en el gas y con dos cojones. Por fin llegamos al hotel. Ducha merecida y cena en un grill de aquí al lado. En resumen, muchos km de aburrida autopista francesa, con tanta vegetación a los lados que no se ven apenas los paisajes por los que uno pasa. Cabe reseñar que hemos visto la parte súperior de la torre Eiffel desde “le peripherique” o ronda. Efectivamente, aquello era Paris.

 

3ª ETAPA (09-06-09): Roissy en France – Bremen
Km: 768.7 Vmed: 103 Km/h Peajes: 7.50 E
Salimos de París con la ropa de agua puesta, no estamos seguros de lo que nos va a deparar un cielo plomizo y extraño. A medida que nos alejamos de la gran urbe, el tráfico se va haciendo más fluido. Paramos a desayunar a los 100 kms de ruta, más o menos, y ya tenemos que despojarnos de los plásticos. Ni una gota. Avanzamos por las aburridas autopistas francesas, con su inagotable fuente de arboleda en los laterales que te hacen sentir como un burro con las antiojeras. Vamos esquivando por arte de magia las zonas con las nubes más negras e incluso nos da el sol un buen rato. Sólo la interminable línea de farolas en la mediana indican que ya estamos en territorio belga. Por lo demás, el mismo parapeto de vegetación que nada nos deja ver. Circunvalamos Lieja, y ponemos rumbo norte, hasta penetrar en territorio holandés. Seguimos tocados por la suerte, y los nubarrones más amenazantes se van quedando a un lado sin tocarnos con su varita de agua.
Alemania también se nos presenta sin cambio aparente. Paramos a comer y nos preparamos unos tallarines de sobre que no son precisamente una delicatessen, ero que nos sientan bien. Cuando estamos terminando, se nos echa encima una tormenta. Recogemos como rayos y ponemos pies en polvorosa. Los primeros goterones nos mojan de refilón durante unos pocos kilómetros, pero la amenazante nube se viene a nuestra izquierda durante bastante más de una hora. Vemos cómo descarga sin parar, cruzando los dedos para que no nos toque .
Así van pasando los kilómetros y llegamos a Bremen, donde está despejado y agradable. Nos pegamos una merecida ducha y nos disponemos a visitar la ciudad. En el paseo junto al río hay muchísimo ambiente. Nos enchufamos una jarra de cerveza mientras

MyULM_CB_Norte-1_00005

disfrutamos del solecito. ¡Qué maravilla!. Después visitamos Altstad, el barrio donde está la famosa Markplatz, presidida por la catedral de San Pedro. Es precioso de verdad. Además nos hacemos una foto nada menos que no los trotamúsicos que venían a Bremen a cantar su canción, ¡ostia, que gracia y que recuerdos de infancia!

MyULM_CB_Norte-1_00006

Nos damos un paseo por este barrio y después visitamos el otro barrio reseñable de esta ciudad, que es el de Schnoor, formado por varias calles muy estrechas llenas de pequeños negocios, bares y restaurantes. Tiene muchísimo encanto, pero claro, se ve enturbiado en menos que canta un gallo por la tormenta que nos perseguía durante toda la tarde, que llega con malicia y a traición.
En un momento descarga lo que no está escrito. Justo antes estamos a tiempo de regresar a Altstad, donde nos atechamos en un garito que sirven las típicas salchichas. Ya tenemos que cenar. Nos sabe a gloria. En cuanto escampa un poco aprovechamos para regresar al Ibis. Nos ha encantado la ciudad. Una etapa provechosa la de hoy. Casi 800 kms menos para el objetivo, y una tarde / noche cojonuda en Bremen.

4ª ETAPA (10-06-09): Bremen – Copenhague
Km: 421.0 / 438.0 (moto/total) Vmed: 103 Km/h Peajes: 7.50 E Ferrys: 41.00 E
Hoy comenzamos a rodar un poco más temprano que otros días, y los primeros km de autopista hacia el norte dirección Hamburgo son un tedio. Cada 10 km hay un tramo de otros 5 en obras, con la consiguiente limitación a 80, a 60, y la aglomeración de vehículos. Tenemos que parar a ponernos los trajes de agua porque se está poniendo muy feo. Vamos comiendo kilómetros al día rumbo a Puttgarden, donde cogeremos el primer ferry de este viaje. Unos 30 km antes de ese punto, se acaba la autopista y su muralla de árboles. Después de 2000 km a lo largo de Francia, Bélgica, Holanda y Alemania, por fin podemos ver el paisaje que atravesamos. Está todo verde a rabiar. Comienza a oler a mar, y tras coronar una pequeña subida, ahí aparece majestuoso ¡Que gozada! La carretera termina en unas cabinas de peaje donde pagamos el ferry. El hombre se dirige a nosotros pero no le entendemos. Le digo que si habla inglés y se mosquea. Se ve que ya nos estaba hablando en inglés, pero nuestro paupérrimo nivel no da para mucho. Esperamos unos 5 o 10 minutos para embarcar. Atamos la moto y hacemos el viaje (de unos 40 minutos) en cubierta, emocionados por saber que vamos a poner el pie en un país que aun no hemos visitado con la moto… ni sin ella. Desembarcamos y hacemos los 160 km que nos separan del camping de Copenhague de una tacada, con la idea de comer una vez allí. Va a ser también nuestra primera noche en un hitter (cabaña) de los que tanto hemos oído hablar. Una vez llegamos, en recepción nos entregan un paquete de España, el cargador de los BTs que se nos había olvidado (gracias Manolo). Nos instalamos. Es un pequeño cubículo con tres camas, una mesa, frigorífico y cocinilla eléctrica. Está limpio y es relativamente acogedor. Nos enchufamos un cocido y nos vamos al centro de la cuidad (unos 11 km). Localizamos la oficina de turismo y nos indican lo que merece la pena visitar. A patear se ha dicho. Estela aborda a dos transeúntes a los que escucha hablar en español. Viven allí, y nos dan una extensa explicación de lo más representativo de la ciudad. Y es que es majestuosa. Vemos los edificios del Tívoli Concert Hall y del City Hall, donde hay una plaza enorme. Vemos la catedral, que realmente no dice nada, el palacio de Christiansborg, la casa de la ópera o Royal Theatre (un edificio precioso) y bajamos hacia el paseo del muelle por Nihavn, una calle con muchos barecillos y junto a un canal navegable, que está llena de gente tomando algo. A esta hora, algo más de las cinco y media, la ciudad bulle.

MyULM_CB_Norte-1_00007

 

Seguimos por el muelle hasta llegar a unos espectaculares jardines, tras los cuales hay una serie de edificios que conforman lo que es la residencia real. En el embarcadero hay un yate enorme. Suponemos de quien es. Por último, llegamos a la famosa sirenita (lo del diminutivo es por algo) símbolo de Dinamarca.MyULM_CB_Norte-1_00008

Nos ha parecido un recorrido alucinante, pero cansado. Hay que volver a la moto. En total, más de tres horas y media de caminata. Ha merecido la pena. De vuelta en el camping, sorprende ver como las cabañas se han ido llenando de gente. Currantes con sus furgos junto a su hitter, y echando una cerveza en la mesa de fuera. Mientras escribo esto, admiro la limpieza y el orden que se respira.

Vamos a cenar. Mañana, a Estocolmo, territorio sueco por primera vez.

 

5ª ETAPA (11-06-09): Copenhague – Estocolmo
Km: 721.1 Vmed: 92.4 Km/h Peajes: 21.45 E
Dejamos atrás esta fantástica ciudad, y pasamos a Suecia por Malmo. El paso consta de un túnel de unos tres km y justo a continuación un inmenso puente sobre el mar Báltico que impresiona mucho. Se eleva sobre el mar unos 60 metros para dejar paso al abundante tráfico marítimo. Es alucinante. Desde el puente se ven incluso aerogeneradores que están instalados en el mismo mar.

MyULM_CB_Norte-1_00008a

A medida que lo cruzamos y nos acercamos a Malmo, vemos elevarse a lo lejos la famosa torre Turning Torso, de Calatrava. El paisaje que vamos viendo es muy bonito. Seguimos hacia Helsinborg, que es el otro punto de entrada a Suecia desde Dinamarca, en este caso vía ferry. Vamos viendo cosas que nos sorprenden. Muchos campos de golf, mucho orden, mucha limpieza, y un McDonalds en cada área de servicio. También observamos que les gusta mucho según parece el mundo del caballo. Hay muchísimos y también vamos viendo algunos hipódromos. En los alrededores de Helsinborg cogemos la E4, que no dejaremos ya hasta Estocolmo. Pasamos por las localidades de Jonkoping, tras la cual bordeamos un lago inmenso durante bastantes km, Linkoping, Norrkoping y finalmente la gran capital, donde parece ser que es la hora de salir del curro porque pillamos un atasco enorme. Allí nos llevamos la sorpresa mala del día, pues el camping que teníamos averiguado para hacer noche (prácticamente en la misma cuidad) hace dos años que cerró, y ahora es una zona deportiva. Vemos las alternativas y escogemos otro a unos 10 km dirección noroeste, de forma que nos viene bien para salir mañana evitando las aglomeraciones de la ciudad. Nos instalamos. No vale mucho la pena el hitter la verdad, pero es lo que hay. Dejamos los bultos y nos vamos de nuevo a Estocolmo.Aparcamos cerca de la estación central, en Norrmalm. La ciudad se asienta sobre varias islas. Es imponente, y nos da pena no disponer nada mas que de escasas cuatro horas para poder patearla. Cruzamos a la isla de Gamla Stan, donde está el palacio real. Es muy bonito todo y hay muchísima gente por la calle, paseando, de cañas, muchos cenando ya …

MyULM_CB_Norte-1_00009

Los edificios singulares son mas numerosos que los que no llaman la atención. A la isla de Sodermalm no llegamos a cruzar, nos tenemos que conformar con ver como se eleva desde el agua, dominando al resto de la ciudad. Tendrá que ser en otra ocasión. En este punto en el que estamos hay una gran terraza con una zona de conciertos, y está a rebosar de gente. Regresamos hacia Norrmalm atravesando un puente desde el que hay una vista espectacular del museo nacional y de la isla de Skepps-Holmen. Hay un velero amarrado tipo Elcano que nos deja flipando. Pasamos por delante de la ópera y atravesamos unos grandes jardines donde hay un pedazo de fuente – estanque en cuyo extremo se encuentra el american bar. Está abarrotado y pensamos que puede ser un buen sitio para tomar una cerveza y cenar. A los suecos se ve que les va lo americano. No en vano, a lo largo del día vemos varios Ford Mustang, muchos más que cualquier Citroen por ejemplo, que no abundan por estas tierras. Nos apretamos una hamburguesa doble con bacon, aros de cebolla, pepinillo, lechuga y tomate, con sus patatas y su salsa especial. Creo que nunca hemos comido una de estas tan tan buena. Lástima no poder decir lo mismo de la cerveza. Lo que mas nos jode es que después de que nos las sirvan, vemos como al de la mesa de al lado le traen una San Miguel… mecagoenmicalavera ¡! Nos pegan un buen sablazo, pero salimos satisfechos. Volvemos a por la moto y regresamos al camping sin conocer una grandísima parte de la ciudad, pero son casi las once y hay que descansar también. Estocolmo se merece una visita mucho mas prolongada y sosegada. Esperemos que así sea no tardando mucho, porque es un auténtico flipe de lugar.

6ª ETAPA (12-06-09): Estocolmo – Umea
Km: 645.3 Vmed: 89.1 Km/h
Nos ponemos en marcha con las ganas de arañarle a nuestro destino otros 600 y pico km. La mañana es fría y ya es el segundo día que vamos equipados con la ropa interior de los trajes. Aun nos guardamos en la recámara los pantalones y camisetas térmicas, por si las cosas empeoran. De momento vamos bien. A la media hora paramos a desayunar y a repostar. Desde este momento, los dos carriles en cada sentido pasan a ser tres en los dos sentidos durante un montón de km. Se van alternando de forma que nos va tocando un trozo con dos carriles, y cuando se benefician de eso los de enfrente, un trozo con uno solo. Parece suficiente la verdad para el tráfico que hay. Comienza a cerrarse la niebla y baja la temperatura considerablemente. Nos tiramos así muchos km. Cada vez hay menos tráfico y parece que nos acerquemos al fin del mundo. Nada de eso. A medida que nos acercamos a la ciudad de Sundsvall todo vuelve a la normalidad. Incluso levanta la niebla y sube la temperatura. Circulamos unos 50 km con dos motos finlandesas. Una es una preparación preciosa, y la otra una Harley Dyna. Se desvían y nos despedimos. Ha sido un placer rodar junto a ellos. Seguimos viendo muchos coches americanos, y como no, una auténtica legión de Volvos.

MyULM_CB_Norte-1_00010

La carretera discurre atravesando lagos y bosques. El terreno es muy llano en general. Algo que nos llama la atención desde ayer es que las nubes están (o eso parece al menos) muy cerca del suelo. A veces parece incluso que se pudieran tocar con las manos. Paramos a comer junto a un lago, abandonando la E4 durante unos 3 km. Merece la pena la incursión, pues comemos solos a la orilla de un lago y en medio de una zona de bosque. Las lentejas de hoy no valen mucho, pero la ensalada de pasta que compramos en una gasolinera esta realmente buena. Retomamos la marcha, esperando tras cada curva (que son mas bien pocas) que aparezca por fin la gran visión del golfo de Botnia, pero no llega, pese a que la carretera discurre permanentemente casi al borde de la costa. Se ven perfectamente los entrantes del mar en la tierra, pero nunca esa sensación de divisar mar abierto. Pasamos Ornskoldvik y repostamos poco antes de llegar. Tras sobrepasar Umea, a unos 5 km, llegamos al camping, con la única idea de descansar. Hoy no habrá visitas, hemos de reponer fuerzas. Vamos al súper del camping y compramos para hacernos unos huevos revueltos, pan y dos cervezas. De vuelta al hitter, vemos una especie de extraña moto con sidecar. Comenzamos a hablar con el propietario, un abuelete francés de lo mas agradable. Llega su señora y ahí nos toramos los cuatro de risas mas de media hora. También van a Cabo Norte. Nos despedimos esperando vernos allí, y regresamos a la cabaña comentando lo aventurero de esta pareja de simpáticos abuelillos gabachos. Nos tomamos las cervezas afuera. Ha despejado por completo y el sol calienta. Nos preparamos esa pedazo de cena a la española ¡que coño! Jamón, huevos y pan con tomate. Una pasada. Un colacao calentito y a escribir que se ha dicho. Ahora mismo son las once menos cuarto y aunque el sol no se ve ya, todavía es de día en estas latitudes. Ya estamos muy cerca de las 24 horas de luz. Mañana el objetivo es llegar al círculo polar ártico. Es emocionante.

.
Crónica y Fotos:  Estela y pablo Caballero

Prologo y edición:   Juan Carlos Cobos

NOTA:  Si quieres hacer cualquier tipo de comentario sobre el contenido de éste articulo, ampliar información sobre el tema que trata o los lugares que contempla, puedes hacerlo en el foro de esta web:

http://foro.motosyultraligeros.com/viewtopic.php?f=37&t=141

 

GALERIA  FOTOGRAFICA  1ª  PARTE


Facebook IconYouTube IconTwitter IconVisita nuestro Google+