la beltraneja

Marvao – Alburquerque – Valencia de Alcantara

  • mayo 12, 2014
Marvao – Alburquerque – Valencia de Alcantara

IMG_2745

Uno de los mayores placeres que tenemos los motoristas, los que montamos en moto sea cual sea el tipo y modelo de ésta, es viajar en ellas.

Y si además de viajar en moto,  lo podemos hacer en grupo,  junto a otros moteros y moteras, mejor que mejor.  De esa forma no solo compartimos la afición por montar en moto y viajar, sino que además compartimos vivencias, anécdotas, chistes, risas, experiencias,  mesa y mantel y otras aficiones compartidas además del de la moto y el viaje.

Una de esas aficiones compartidas suele ser la historia, sobre monumentos, romanos, templarios, castillos y lugares con un interesante pasado histórico medieval. Si a eso le podemos añadir el deleite por la gastronomía, pues eso, miel sobre hojuelas.  Eso sí, sin dispendio excesivo que la crisis sigue estando ahí, diga lo que diga quien lo diga. Pero ello no quita que encontremos lugares donde saborear los productos y guisos de la tierra sin un coste excesivo. Haberlos los hay.

Recientemente hemos realizado una ruta de dos días, en la que hemos recorrido más de mil kilómetros sobre nuestras motos. A esos viajes casi relámpago, que luego no lo son tanto, en los que recorremos tanta distancia en uno o dos días les denominamos «mandriladas», por aquello de que se nos queda el culo pelado como los mandriles . . .jejeje.  Y eso es lo que hemos hecho, nos han invitado  a participar en una mandrilada cuyo recorrido era Valencia de Alcantara (Caceres), Marvâo (Portugal) y Alburquerque (Badajoz). En total seis motos, cinco custom y una BMW RT 1200 R  y por delante unos 1000 km…¡¡Una gozada!!

Habíamos quedado emplazados, todos los integrantes de la mandrilada, en la cafetería de la gasolinera que se encuentra en el km 47,7 de la A-5,  dirección Extremadura. Por lo que cada integrante debería adaptar su horario de salida a su lugar de origen,  para llegar a ese punto el día en cuestión antes de las 9:00h,  ya que a esa hora se salía de viaje y hay que ser puntuales en esas cosas. No solo ser puntuales, sino salir desayunados, limpios,  aseados y con el depósito de combustible lleno a tope y los depósitos naturales a la inversa.

JCCS_Marvao_Albuquerque00012JCCS_Marvao_Albuquerque00005

A las 8:40h ya estábamos en la cafetería dando cuenta de cafés, bollería, barras de pan tostadas, etc.  Llenamos los depósitos e iniciamos la marcha hacia Valencia de Alcántara, o lo que es lo mismo unos 354 Km por delante. Pasando y parando por donde ya no pasa casi nadie como es el Puerto de Miravete,  parando  en Miravete en el bar de carretera Mont Blanc donde degustamos unos suculentos bocatas de  lomo, tortilla, jamón, etc. y cuando digo suculentos me refiero  a que aparte del contenido el continente era grande, muy grande.  Es lo que tiene de bueno el ir por carreteras secundarias, todo se ve mejor, todo se saborea mejor, todo se disfruta mejor.

JCCS_Marvao_Albuquerque00018JCCS_Marvao_Albuquerque00026

JCCS_Marvao_Albuquerque00020JCCS_Marvao_Albuquerque00025_b

JCCS_Marvao_Albuquerque00033JCCS_Marvao_Albuquerque00036

Una vez tomando el tentempié continuamos camino por una carretera virada, divertida y con el firme aun en buen estado a pesar del escaso tráfico que discurre por ella, lo que la hace mas sugestiva todavía ya que nos permite ir de forma sosegada disfrutando de la conducción de nuestras máquinas, del paisaje, la brisa, los olores del entorno, etc.

Al llegar a Valencia de Alcántara lo primero que hicimos, ya que aunque no lo parezca habían pasado varias horas,  fue comer en el restaurante Tabú, os lo recomiendo. El menú especial, por 15,-€ por persona, merece realmente la pena ya que  tiene una batería de entrantes  (Bacalao a la dorada, croquetas de perdiz, chorizo de la tierra, morcilla, morcilla patatera, todo en cantidad), más un generoso primer plato, un abundante  segundo plato,  con bebida y postre que mereció la pena, por la cantidad, calidad y precio.

DSCN0249

Tras la comida nos fuimos al camping Aguas Claras donde teníamos reservados unos   bungalows,  con media pensión. Nosotros, que somos dos, por el bungalow, con cena y desayuno, media pensión en suma, nos salió por 64,-€  los dos. Sin media pensión, solo alojamiento y desayuno nos salía por 49€

Tras registrarnos en el camping y dejar el equipaje, nos dirigimos hacia Marvao, apenas a 26 km de distancia desde Valencia de Alcántara, por una carretera virada pero con firme en buen estado.

A Marvâo sólo se puede acceder por una única carretera que remonta la ladera de la sierra de  Sâo Mamede, que separa Portalegre y Castelo de Vide, en la región del Alto Alentejo, Portugal, de Valencia de Alcántara (Extremadura).

Es, obviamente, un bastión de importancia militar en su época, ya que no puede haber otro motivo aparente para situar una población en un risco tan alejado de las tierras más productivas y fértiles del entorno, pero al contrario de lo que podamos creer, no tiene tanto que ver con la línea de frontera que separa y separaba España y Portugal, sino más bien con revueltas producidas durante el siglo IX,  entre los dirigentes musulmanes que entonces dominaban la zona. Según parece el propio nombre de Marvao  proviene  de un emir llamado Ibn Marwan.

Al llegar a Marvao lo primero que nos encontramos es la Puerta de Rodao, una puerta estrecha horadada  en la muralla de piedra que rodea toda la población de Marvao. Una muralla impresionante y en su tiempo inexpugnable.  Al atravesar  las murallas de la ciudad por la Puerta de Rodao, nos hace no solo entrar en Marvao de forma física sino también emocional,  ya que es casi como dar un salto hacia atrás en el tiempo. Un paso antes estamos en el Siglo  XXI y tan solo  un paso después estamos en época medieval.

JCCS_Marvao_Albuquerque00096_ret

Con sus calles empinadas y adoquinadas, las paredes de sus casas encaladas, con un ritmo de vida lento, sosegado, pausado, nos retrotrae al Medievo y a otra forma de vida totalmente diferente de la que vivimos los habitantes de las grandes ciudades en este siglo de vorágine y tecnología punta, electrónica, teléfonos móviles, etc. Lo malo es que somos tan listos que nos adentramos en el Medievo pero seguimos llevando con nosotros esos artilugios infernales de la actualidad.

En la historia de Marvao podemos remontarnos hasta época prerromana, romana, musulmana y cristiana, pero no he localizado rastro de Templarios en sus anales. Lo digo porque soy un gran aficionado al tema de los Templarios,  y me habían hablado de que en su día Marvao fue un enclave Templario.

JCCS_Marvao_Albuquerque00120JCCS_Marvao_Albuquerque00123

Si es cierto que, en el siglo XIII,  Marvao pasó a ser dominio de la Orden de Malta, antes del Hospital. Orden que fue heredera de las posesiones del Temple tras su desmantelamiento y liquidación mediante el Concilio de Vienne. Como sabéis,  el 3 de abril de 1312, en dicho concilio se aprueba la Bula Vox in Excelso, emitida por el propio Papa Clemente V el 22 de marzo de 1312, y confirmada posteriormente por la Bula Ad Providam de 2 de mayo de 1312. En ambas se declara la disolución definitiva de la Orden.

Debemos saber que los Templarios entran en el Reino de Portugal en tiempos de la condesa Teresa de León, de la que reciben el castillo de Soure en 1127. Un año después reciben Castelo de Soure a cambio de su colaboración en la Reconquista. En 1145 reciben Castelo de Longroiva por su ayuda a Alfonso Henriques en la toma de Santarém. En 1147 reciben el castillo de Cera, próximo a Tomar, que posteriormente se convertiría en su sede regional. Los templarios serían una orden bien asentada en Portugal. Pero es todo lo que he logrado encontrar en cuanto a posesiones templarias en Portugal, nada sobre Marvao. El motivo del paso de Marvao a la Orden de Malta fue por donación de  Alfonso III en 1271.

A la bula papal ordenando la disolución, los reyes portugueses cambiaron el nombre de la orden en Portugal por el de Orden de Cristo, aunque con sustanciales diferencias respecto a la Orden del Templo original, sobre todo en cuanto a regla, votos y forma de elección de los cargos.

La ciudad se puede visitar en un día o algo menos, depende si se pernocta en ella o no.  Es una población pequeña con apenas unos 600 habitantes. El castillo ocupa prácticamente un tercio del total  de la superficie de Marvao. Tras visitar la población accedemos al castillo cuya entrada nos cuesta 1,30€ por persona. Una vez dentro podemos visitarlo libremente, cada uno a su ritmo y libre albedrío, ya que no existe visita guiada si bien, al adquirir la entrada al mismo, nos hacen entrega de un triptico con el que podemos ir recorriendo las  diferentes partes de l castillo, magnifico castillo.

IMG_20140510_0004

IMG_20140510_0001

Tras la visita, ya anocheciendo,  dejamos Marvao y nos dirigimos nuevamente  a Valencia de Alcántara, donde cenaremos y descansaremos pasando la noche en nuestro bungalow del camping Aguas Claras. A la mañana siguiente nos dirigiremos a Alburquerque.

Tras levantarnos nos acercamos a la cafetería-restaurante del camping para desayunar de forma contundente  para reponernos y hacer acopio de energías hasta la hora de comer. Tras el desayuno, terminamos de asearnos y de hacer el equipaje acomodándolo en las motos. Salimos para Alburquerque a las 10:30h aproximadamente, nos esperan apenas unos 35 km, algo más de media hora, pero con el GPS del guía de la ruta,  ya veréis las fotos del mismo, se nos hace un poco más largo, pero poco más.

IMG_9842

Alburquerque es una ciudad más grande que Marvao, con  algo más de 5.500 habitantes sus calles tienen más actividad. Sus orígenes datan de la época romana y posteriormente estuvo en manos musulmanas. Pero los monumentos más característicos que se conservan en Alburquerque son los levantados en la Edad Media. Siendo el más espectacular , en el conjunto de su casco histórico, el otrora inexpugnable Castillo de Luna (el condestable Don Álvaro de Luna fue uno de sus propietarios).

JCCS_Marvao_Albuquerque00225JCCS_Marvao_Albuquerque00230

Asimismo, existe un recinto  amurallado que rodea, en su mayor parte aunque no por completo,  el barrio gótico-judío, llamado Villa Adentro, y en él se conservan entre sus callejuelas, numerosas casas con dinteles ojivales, algunos de ellos con elementos que delatan el origen judío de sus moradores antes de la expulsión en 1492 por mor del decreto de la Alhambra, promulgado por los Reyes Católicos, instigado por el ínclito e inefable Tomás de Torquemada, a la sazón Inquisidor general de la Inquisición española.

Como decía,  hoy día podemos ver y hemos visto los hermosos dinteles de esas calles y los hemos disfrutado y fotografiado.

IMG_3184_rec_ret

Tras recorrer sus calle llegamos hasta la parte superior del Casco Histórico y llegamos al Castillo de Alburquerque, donde tenemos que esperar en su puerta, junto a otros visitantes y turistas, ya que la visita es gratuita y guiada por dos personas que nos van haciendo un ameno recorrido por todo el castillo y facilitándome la labor de hacer fotos por todo el recinto.

JCCS_Marvao_Albuquerque00241JCCS_Marvao_Albuquerque00246

El castillo de Luna está sobre un cerro de la Sierra de San Pedro, en la denominada  comarca de Los Baldíos, en Alburquerque. Nos encontramos por tanto en una zona  muy  próxima a la frontera con Portugal, Valencia de Alcántara y Badajoz, lo que le hacía ser muy atractiva estratégicamente hablando, dada su ubicación, como fortaleza.

Inicialmente y tras ser reconquistada por el rey Fernando II pasó a ser gobernada y custodiada por la Orden de Santiago, allá por el año 1166. Pero la alegría duró poco y en el año 1184 volvía a manos musulmanas pasando nuevamente y por última y definitiva  vez a manos cristianas en 1217. Vamos, un vaivén o toma y daca que diríamos ahora entre musulmanes y cristianos..

En  el siglo XIV el castillo estuvo en varias manos, casi siempre ligadas a las coronas de Castilla o de Aragón. A mediados del XV la fortaleza se le encomienda a don Álvaro de Luna,  a la sazón Maestre de la Orden de Santiago y Condestable de Castilla, quien no solo lo conservó sino que acometió obras de mejora como la realizada  en 1445 al construir  la torre del Homenaje con un interesante sistema de acceso al piso superior a través de un gran puente, del que se conserva constancia y en perfecto estado, tanto es así que pasamos caminando  por el para acceder a la mencionada torre.

JCCS_Marvao_Albuquerque00272

En el periodo comprendido entre 1465 a 1472 Don Beltrán de la Cueva ( al que algunos le asignan la paternidad de «La Beltraneja»), señor del castillo por privilegio de Enrique IV, manda construir  varias dependencias de estilo  palaciego, algunos recursos defensivos externos en la barbacana y una curiosa torre pentagonal coronada por almenas puntiagudas las cuales son rematadas con bolas. El castillo está protegido por tres niveles de murallas jalonados por pequeñas torres y varias puertas.

El Castillo de Luna o coloquialmente de Alburquerque,  fue declarado Monumento Nacional  en 1924. Tal como lo hemos visto se trata de una castillo que, en líneas generales,  podemos decir que  su estado de conservación es bueno, en gran parte, entre otras razones  porque fue reconstruido tras la guerra civil y porque hoy en día tiene  utilidad como centro de formación, lo que posibilita además de su uso su conservación.

Una vez realizada la visita al castillo nos dirigimos a la Plaza  de España para buscar un lugar donde comer, no sin antes visitar y hacer unas fotos en la iglesia de Sta. María del Mercado. Su nombre parte de que el solar en que se construyó dicha iglesia es donde estaba ubicado el antiguo mercado romano. En su interior pudimos contemplar el Cristo del Amparo, una talla del siglo XIV. La iglesia nos la enseñan de forma guiada y es gratuito pero al finalizar la visita todos los asistentes le  damos la voluntad al guia.

Ya en la Plaza de España  nos dirigimos a un establecimiento que nos habían recomendado «La Ermita».  Se trata de un bar-restaurante instalado en lo que fue una ermita de estilo Barroco datada en el Siglo XVII y consagrada en su día a Nª Sra. de la Soledad que, al parecer,  por problemas económicos tras una obras de reforma y acondicionamiento hubo de ser vendida al no poder hacer frente al pago de las misma. En cualquier caso lo que podemos comentar, por haberlo vivido en primera persona,  es que se trata de  un entorno muy agradable para tomar algo. Lo cierto es que comimos de tapeo, nos hartamos de comer y al final solo por 12,-€ por cabeza y con unas personas encargadas del servicio muy agradables y simpáticas.

IMG_3633JCCS_Marvao_Albuquerque00339IMG_3631

Tras la comida y sin más dilación retornamos camino a nuestras respectivas casas, recorriendo gran parte del camino de vuelta todos juntos antes de ir desviándonos a nuestros respectivos destinos.

Habrá mas mandriladas y os las contaremos para que, si son de vuestro interés, podáis realizar, todo o en parte,  su recorrido.

Os dejamos a continuación una galería de fotografías que esperamos sean de vuestro interés y utilidad.

Articulo:  Juan Carlos Cobos

Fotografias:  Guadalupe Guillén, Pilar Nicolás  y Juan Carlos Cobos

NOTA:  Si quieres hacer cualquier tipo de comentario sobre el contenido de éste articulo, ampliar información sobre el tema que trata o los lugares que contempla, puedes hacerlo en el foro de esta web:

http://foro.motosyultraligeros.com/viewtopic.php?f=37&t=108

G A L E R I A    F O T O G R A F I C A


Facebook IconYouTube IconTwitter IconVisita nuestro Google+